Conozcan algunas aplicaciones clínicas importante de las células madre mesenquimales

29 agosto, 2020

Las células madre mesenquimales destacan por su plasticidad y capacidad multipotencial, por lo que son de interés para tratar diversos problemas. Pueden utilizarse para regenerar tejidos dañados como las derivadas de enfermedades neurodegenerativas, tratar cardiopatías y diabetes mellitus II, modular efectos en afecciones autoinmunes, etcétera. Si piensan recurrir a la terapia celular, vale la pena que conozcan sus aplicaciones clínicas actuales.

Un tratamiento estándar para muchas enfermedades

Las aplicaciones clínicas de las células madre mesenquimales se basan en diversas investigaciones realizadas en modelos animales, que han demostrado ser útiles para reparar tejidos y órganos. Un ejemplo es la reparación del miocardio, del que se reportan múltiples efectos de las células como liberación de factores solubles, diferenciación en cardiomiocitos y fusión con células cardiacas. Esta aplicación fue corroborada primero en tejidos porcinos, en los que se observaron disminuciones notables de los niveles de apoptosis y del tamaño del tejido dañado y neovascularización.

Otras aplicaciones son la degeneración del disco intervertebral y la reparación ósea. Se demostró su efectividad en ratones y perros vivos con defectos en cráneo, rostro y huesos largos, a los que se les administró directamente una muestra celular y mediante matrices como fosfato tricálcico. Se ha planteado recientemente la posibilidad de utilizar el procedimiento para mejorar los implantes dentales. Los ensayos clínicos actuales aplicados en menores con osteogénesis imperfecta consiguieron osteoblastos funcionales que incrementan el contenido mineral de los huesos.

Las células madre han mostrado ser efectivas en el campo de la oftalmología, especialmente para tratar degeneraciones de la retina y úlceras corneales, y en las cirugías generales, por ejemplo, para tratar fistulas en distintas zonas del tracto digestivo y respiratorio, además, han mostrado excelentes resultados en la regeneración del hígado y para tratar enfermedades neurodegenerativas, diabetes mellitus.

La terapia con células madre se usa también en personas quemadas y lesiones de la piel secundarias a radioterapia, en la que se ha observado relevantes hidrataciones hísticas, y regeneraciones epiteliales. Los estudios continúan para aplicarla en los procesos de cicatrización por medio de aplicación tópica en la herida (gracias a la naturaleza expuesta del tejido cutáneo) o suministro sistémico. Permite acelerar la reparación, eliminar o disminuir la formación de cicatrices y las inflamaciones.

Las células madre pueden ser aliadas en la radioterapia y para disminuir los efectos sistémicos del cáncer, además, estimulan la angiogénesis. Hay investigaciones que demuestran su capacidad de recuperar el flujo sanguíneo, lo que es corroborado por evidencias experimentales que señalan la integración y generación de muestras endoteliales derivadas de las células mesenquimales a los capilares en su formación y ensayos recientes que demuestran que las células mesenquimales propician la angiogénesis mediante la liberación de citosinas.

Pese a los avances recientes, los investigadores aún estudian los mecanismos por los que las células mesenquimales actúan para tratar tantas condiciones. La apertura de nuevas opciones para usarlas en tratamientos regenerativos y muchas enfermedades ha sido posible por las profundizaciones en su caracterización ontogénica, fenotípica y funcional. Se espera que la lista de tratamientos incremente en los próximos 10 años a medida que los expertos adquieran más experiencia.

Si desean recibir la terapia de células madre en México para tratar alguna de las condiciones mencionadas, contacten al Dr. Juan Manuel Ortega Van Beusekom a través del número (55) 5573 0824, (55) 4363 9783 o llenen el formulario en su sitio web.