Las células madre mesenquimales pueden ser aliados en la radioterapia

El implante de células madre es un tratamiento con una gran variedad de aplicaciones entre las que destaca el cáncer. Por sí mismo no soluciona el problema, ya que los tratamientos sugeridos son importantes, sin embargo, puede ser de mucha ayuda. Un estudio confirma que pueden funcionar como potenciadores de los efectos sistémicos y locales de la radioterapia, que inciden en el tumor irradiado y las células tumorales que se encuentren cerca.

El gran potencial de las células madre para tratar el cáncer

Un equipo de científicos de diversas partes del mundo, dirigidos por la Universidad de Granada, publicó en la revista Oncotarget este descubrimiento relacionado con el implante de células madre, el cual podría ser de mucha ayuda para aumentar la efectividad de las radioterapia. Además, sugiere que la radioterapia puede no solo servir para tratamientos locales (que es su uso habitual), también ser considerada como un nuevo método para reducir los efectos del cáncer sistémicos.

Las células madre mesenquimales son un tipo de unidad morfológica que se encuentra en una gran variedad de tejidos, por ejemplo, sangre, grasa, músculo y médula ósea; aunque los especialistas prefieren la procedente del cordón umbilical y placenta por los óptimos resultados que se han presenciado con su uso. Poseen diversas funcionalidades, una de ellas es su capacidad de producir diferentes células especializadas ubicadas en los tejidos de nuestro cuerpo. Pueden especializarse o diferenciarse en células grasas (adipocitos), cartílago (condrocitos) y huesos (osteoblastos).

El equipo de investigadores ha utilizado este tipo células para estudiar la sensibilidad celular a un efecto singular que se da en células próximas a las que son sometidas a radiación, conocido como efecto de espectador o vecindad. Para ello utilizaron el tratamiento con células madre en México extraídas del estroma del cordón umbilical, la activación de las muestras con radioterapia y un conjunto de líneas de células cancerígenas.

El principal responsable de este estudio fue José Mariano Ruíz de Almodóvar, especialista a cargo del departamento de radiología. Señaló que el implante de células madre mesenquimales posee mucho potencial para tratar distintos tipos de cánceres, debido a que pueden alojarse dentro de los tumores y cuando se preactivan o activan de manera directa y con el uso de radiación liberan proteínas supresoras de tumores y citoquinas que brindan una mejora sustancial en la radiación ionizante y  los mecanismos de control que ejercen sobre el tumor.

La investigación se llevó a cabo en modelos tumorales que se implantaron en un grupo de ratones. Algunos no fueron sometidos a tratamiento, otros recibieron radioterapia, otros células madre mesenquimales y otro grupo una combinación de los dos últimos tratamientos. Los resultados mostraron que cuando se combinan la células madre mesenquimales, que son un gran avance en el mundo de las terapias, con radioterapia, tanto en tumores específicos como en los ubicados a poca distancia de ellos, la velocidad de crecimiento de los tumores se redujo considerablemente, gracias al aumento de la muerte de las células neoplásicas y a la reducción del índice de proliferación del tumor.

Si desean más información sobre el tema o quieren recibir esta novedosa terapia con ayuda de un experto, visiten al Dr. Juan Manuel Ortega Van Beusekom que dirige una de las mejores clínicas de células madre en México. Marquen al (55) 4363 9783, (55) 5573 0824 o visítenlo en Zapotecas #24, Pedregal de las Águilas, alcaldía Tlalpan, CDMX.