¿Las células madre pueden revertir enfermedades oculares?

17 marzo, 2020

Diversas enfermedades oculares son consideradas hoy en día excelentes candidatas para la terapia con células madre, especialmente las generalizadas como la retinitis pigmentosa, la degeneración macular y la distrofia macular de Stargardt que es genética y afecta a los jóvenes.

Células madre

El ojo es un sistema perfecto para las terapias con células madre

El ojo humano es una zona inmune privilegiada y presenta una mejor aceptación de las células madre que otras partes del cuerpo, por tal motivo muchos investigadores buscan ampliar la gama de problemas oculares que pueden tratarse con terapias celulares. Posee relativa autonomía y barreras que evitan que las células injertadas migren a otras áreas, además, su naturaleza y las tecnologías oftalmológicas de imagen avanzadas permiten a los especialistas observar lo que ocurre en tiempo real mientras son colocadas.

Son muchos los casos de éxito de terapia con células madre en el ojo humano que se han registrado hasta nuestros días. Las enfermedades de la córnea, es decir, la parte externa del ojo han sido tratadas con efectividad por medio del trasplante celular en el limbo esclero corneal. Muchas personas han recuperado la visión en la córnea gracias este tratamiento y han reportado otros beneficios visuales que han durado más de una década.

La retina también puede tratarse, sin embargo, aún hay investigaciones para mejorar sus resultados. Se trata de la capa encargada de detectar la luz y enviar las señales al cerebro y en su centro hay una mácula que es la responsable de la visión central y de tareas cotidianas como leer, conducir, reconocer rostros, etcétera. La mácula posee células fotorreceptoras con un soporte llamado epitelio pigmentario, el cual ayuda al óptimo funcionamiento de la retina y la obtención de nutrientes. Si bien el último tiene una estructura sencilla, es crucial para la retina: su muerte implica la pérdida de visión.

La retinitis pigmentosa, degeneración macular y distrofia macular de Stargardt, que son enfermedades de la retina, deterioran de forma gradual los fotorreceptores en la mácula hasta derivar en la ceguera. En los últimos años, los investigadores de células madre han estudiado maneras de sustituir el epitelio pigmentario retinal y han descubierto que el uso de células madre mesenquimales muestran excelentes resultados en la generación de células similares a las del epitelio, las cuales son excelentes candidatas para tratar las retinas enfermas.

Los investigadores también han descubierto que puede explotarse el potencial de división de las células del epitelio para crear miles de ejemplares, que pueden usarse con el fin de desarrollar diversos tratamientos para enfermedades de la retina. Los estudios aún continúan e incluso los análisis en el desarrollo de la retina de diferentes especias para recopilar información sobre la formación de la retina que sea útil para tratamientos futuros.

Un ejemplo de la efectividad de la terapia celular en humanos se realizó en Londres donde dos pacientes de la tercera edad con degeneración macular húmeda recuperaron la vista en el 2018. Fueron monitoreados durante un año y pasaron de no leer nada incluso con sus lentes, a leer hasta 80 palabras por minuto. Se trata de excelentes noticias que auguran un gran futuro para los tratamientos oculares con células madre.

Si desean conocer más detalles sobre la terapia de células madre en México para tratar enfermedades oculares, contacten a la clínica que dirige el Dr. Juan Manuel Ortega Van Beusekom, la cual es la más completa y capacitada de país. Marquen al (55) 5573 0824, (55) 4363 9783 o llenen el formulario que encontrarán en la sección de contacto.