Tratamiento de células madre en México

El Dr. Juan Manuel Ortega Van Beusekom es una institución médica de biotecnología celular especializado en el tratamiento de células madre en México. Cuenta con más de 16 años de experiencia en tratamientos regenerativos con células troncales mesenquimales humanas y gracias a nuestras constantes innovaciones, actualmente contamos con los protocolos o métodos de aplicación con mayor tasa de efectividad y satisfacción en nuestros pacientes en todo México.

tratamiento-de-celulas-madre-en-mexico

Actualmente el el único  médico que cuenta con cuatro doctor honoris causa por sus aportaciones en el área de medicina regenerativa y trabaja con el laboratorio de mayor producción de células madre humanas mesenquimales en todo América Latina.

La producción en este laboratorio se encuentra avalado por terceros y tiene aprobación de la COFEPRIS quien nos ha otorgado los tres permisos existentes sobre el manejo en desarrollo de medicina regenerativa en atención, expansión y aplicación de células madre.

Las células mesenquimales del estroma o células madre mesenquimales son células progenitoras multipotentes descritas en un inicio como precursoras de fibroblastos dentro de la médula ósea. A partir de su identificación se ha demostrado que tienen un vasto potencial de diferenciación mesodérmica para dar lugar a osteocitos, adipocitos, condrocitos, mioblastos y tenocitos.

Además, pueden diferenciarse en células nerviosas y hepatocitos y pueden considerarse parcialmente pluripotentes. Involucradas en el mantenimiento y la regeneración de tejidos conectivos se cuenta con conocimiento de que migran a los tejidos como resultado de lesión o inflamación donde participan en la reparación del daño, lo que ha abierto un vasto campo para su aplicación médica.

Las células madre mesenquimales son células inmuno-privilegiadas con propiedades inmunosupresoras y tróficas al inhibir la proliferación de células T CD4 + y CD + 8, células B y células asesinas naturales. Además, secretan varias citocinas, incluidas PGE2, GM-CSF, IL-1RA, IL-7, IL-8, IL-10 e IL-11, quimiocinas como SDF-1 y factores de crecimiento. Se pueden encontrar en numerosos tejidos; aunque residen predominantemente dentro de la médula ósea, pero otras fuentes comunes incluyen tejidos adiposos, musculoesqueléticos, sangre del cordón umbilical y la gelatina de Wharton.

Es importante tener en consideración que las células madre mesenquimales adultas, a diferencia de las células madre embrionarias, no muestran una capacidad ilimitada de autorrenovación y no pueden mantenerse y expandirse indefinidamente in vitro. En condiciones de cultivo normales, estas células tienen una morfología similar a fibroblastos, son adherentes al plástico y pueden formar colonias a partir de células individuales denominadas unidades de fibroblastos formadores de colonias. Muestran los antígenos de superficie CD73, CD90 y CD105, aunque que carecen de la expresión de los antígenos hematopoyéticos CD11b, CD14, CD34, CD45, CD79, CD19 y HLA-DR.

Gracias a sus propiedades, las células madre mesenquimales se pueden usar para aplicaciones terapéuticas y tratar una extensa serie de afecciones, como enfermedades autoinmunes, diabetes mellitus, esclerosis múltiple, osteoartritis, entre muchas otras.

Ahora bien, es necesario considerar que antes de poder utilizar las células madre en tratamientos se deben expandir in vitro para crear un número suficiente de células para trabajar.

Además de las aplicaciones médicas en que se aprovechan las propiedades plásticas de las células madre, recientemente se han abierto más posibilidades gracias a que se han logrado demostrar sus propiedades inmunomoduladores. Las células madre mesenquimales inhiben la producción de interferón (IFN) -γ y factor de necrosis tumoral (TNF) -α, así como aumentan la IL-10, lo que limita la expansión de las células T. Además, pueden inhibir la proliferación de células asesinas naturales (NK) y la citotoxicidad in vitro a través de la prostaglandina E2 (PGE2), así como dirigir los monocitos y las células dendríticas maduras (DC) a un estado DC inmaduro, haciéndolos más susceptibles a la degradación por las células NK.

Existen también investigaciones sobre la respuesta de este tipo de células a la citocina proinflamatoria IFN-γ sola y en combinación con TNF-α, IL-1α e IL-1β; descubrieron que las células madre mesenquimales segregaban quimioatrayentes para las células T, así como la óxido nítrico sintasa inducible y la producción posterior de nitróxido inhibía la activación de las células T.

Con esto se prueba que las células madre mesenquimales pueden tener efectos tanto regenerativos como inmunomoduladores. Lo que genera un ciclo de retroalimentación negativa en lesiones sin organismos invasores para obstaculizar las respuestas inflamatorias e inmunitarias excesivas producidas en diferentes estados de enfermedad.

Gracias a estas investigaciones las aplicaciones clínicas de las células madre mesenquimales actualmente se prueban en cuatro principales áreas: regeneración de tejidos para cartílago, hueso, músculo, tendón y células neuronales; vehículos celulares para terapia génica; mejora del injerto de células madre hematopoyéticas; y el tratamiento de enfermedades inmunes como la enfermedad de injerto contra huésped, artritis reumatoide, encefalomielitis autoinmune experimental, sepsis, pancreatitis aguda y esclerosis múltiple.

A pesar de la naturaleza heterogénea de las poblaciones de células madre se está desarrollando un consenso sobre su definición y los protocolos de buenas prácticas de fabricación. Además, se están probando poblaciones altamente homogéneas en entornos clínicos.

Los efectos inmunomoduladores de las células madre mesenquimales son los aspectos más interesantes de su biología y la base de futuras aplicaciones clínicas, que incluyen la supresión de la proliferación de células T, la influencia en la maduración y función de DC, la supresión de la proliferación de células B y la diferenciación terminal, así como la modulación inmune de otras células inmunes como las células NK y los macrófagos.

Aún falta mucho para conseguir una estandarización en modelos de aplicación de tratamiento de células madre en México, pero se siguen realizando investigaciones que establecen las pautas para conseguirlo.

El Dr. Juan Manuel Ortega Van Beusekom esta interesado en poner a la disposición de sus pacientes y de cualquier persona que sufra de enfermedades crónico-degenerativas o simplemente quiera rejuvenecer, los mejores tratamientos con células madre en México, para mejorar su salud y calidad de vida. En caso de tener alguna duda sobre nuestras actividades o sobre las opciones de tratamiento de células madre en México, pueden llamarnos al teléfono (55) 5573 0824 y (55) 4363 9783, con gusto los atenderemos.